Peeling

Qué es el peeling?

Que es el peeling

Trucos, opiniones e información sobre el mundo del Peeling

El peeling es un tratamiento que aplicamos sobre nuestra piel para  eliminar las diferentes capas de células muertas de nuestra epidermis, logrando de esta manera revitalizar y reparar le piel lastimada o envejecida.

El resultado de un tratamiento de exfoliación, siempre serà una piel más joven y más suave.  Bien, al menos eso sería lo deseable.

Esto se consigue gracias a la exfoliación de la piel que produce este tipo de tratamientos.

Su funcionamiento básico es el siguiente;  se trata de producir una lesión parcial a la piel (el grado de profundidad dependerá del agente aplicado) para favorecer el crecimiento de nueva capa de epidermis con un aspecto mejorado.

Esto sucede así debido a que los pequeños traumas que se producen en la piel provocan en los tejidos, una re-orientación y re-ordenación, para formar tejido epidérmico nuevo.

Existen dos grandes variedades:

El  peeling cosmético (mediante productos de belleza y/o cosméticos) y el peeling químico que se puede (y siempre se debería) realizar bajo la supervisión de un dermatólogo para ayudar a reducir rojeces, manchas de la edad, acné, cicatrices y cualquier otra irregularidad que se vea en la piel de una persona.

Podemos a la vez, aplicar este tipo de tratamientos en múltiples partes de nuestro cuerpo, siendo lo habitual y más solicitado,   el peeling facial puesto que es la parte  más expuesta al sol y a los agentes externos, y por lo tanto  en la que más manchas pueden aparecer. Además, el rostro es  la parte en la que las personas encuentran más necesidad de mantener  un aspecto saludable y juvenil.

Tipos de peeling

Son muchos los tipos diferentes de peelings que podemos realizar para sentirnos más guapas.

Existe el llamado peeling ultrasónico que elimina las primeras capas de la piel que están aletargadas debido a imperfecciones y así se consigue la regeneración total de la piel. Se hace con máquinas específicas que emiten ultrasonidos para conseguir este fin y por ello, es un tratamiento menos agresivo que otros.

Si tu caso es una piel muy sensible con rosácea, o dermatitis graves, se puede hacer un peeling enzimático que consiste en mejorar el tono y la textura de la piel, utilizándose para ello enzimas de frutos tropicales que no irrita la piel y contribuye a la estimulación y crecimiento de nuevas células, reduce el enrojecimiento y mejora la textura escamosa de la piel.

Tratamientos de belleza para sentirnos guapas

También se puede realizar un peeling natural que consiste en el uso de sustancias naturales para hacer el peeling o exfoliación, por lo que minimizamos la agresión que sufre la piel con peeling químico o tratamientos de dermoabrasión para minimizar los efectos adversos que podrían ocasionarse.

Los más importantes, los veremos a continuación:

Peeling químico

Los peeling químicos además también pueden mejorar las líneas de expresión, arrugas, código de barras situado en la parte superior del labio, patas de gallo de los ojos y muchas más irregularidades de la piel de la cara además de contribuir a la mejora de la piel que ha sufrido los efectos producidos por las radiaciones solares.

Peeling facial

Este es el más demandado por las mujeres. Es el que se realiza en sobre nuestro rostro, y por lo general, el tratamiento a aplicar es  un tratamiento cosmético con el que lograremos  reducir las cicatrices, manchas, pecas e irregularidades sobre la piel e nuestra cara

Si lo que queremos es mantener nuestra piel limpia y libre de impurezas, también podemos hacernos un peeling facial casero e incorporarlo como una de nuestras rutinas de belleza diarias. Yo misma (y te aconsejo que esta sea tu  primera opción),  adquiero productos específicos como geles o jabones y mascarillas que tendremos que aplicar sobre el rostro y eliminar con abundante agua.

Otra alternativa y como segunda opción, es  hacer nosotras mismas, con elementos que tenemos en casa y utilizamos de manera habitual, fabricarnos nuestro propio tratamiento exfoliante.

El producto  más popular para realizar un peeling facial “básico”, es  el azúcar. Si pasamos azúcar por nuestro rostro con movimientos circulares conseguiremos realizar una fricción que hará que nuestra piel se libere de piel muerta e impurezas. No es necesario friccionar con fuerza a la hora de hacer un peeling. .

Peeling corporal 

Un peeling corporal es un tratamiento que se realiza de manera específica para eliminar las células muertas de la piel, la descamación de la superficie de la misma con el fin de limpiar, renovar y aportar suavidad y frescura a nuestra piel. Lo que se hace es purificarla y oxigenarla propiciando una elasticidad y densidad óptimas para mantenerla sana.

El tratamiento actúa sobre la epidermis y ayuda a tratar cicatrices, estrías e imperfecciones para mejorarlas o hacerlas desaparecer. Se recomienda el peeling corporal tras un cambio brusco de peso para mejorar la apariencia de la piel, así como antes de comenzar el verano para tener la piel preparada para la exposición al sol. Al finalizar la temporada estival también es recomendable para poder hidratarla en profundidad y protegerla de los daños externos.

Los resultados de estos peelings son inmediatos.

También se puede realizar un peeling químico en casa, de manera que, en este caso debemos hacernos con los productos adecuados para que el peeling sea efectivo y nuestra piel luzca perfecta tras haberlo realizado.

Peeling casero 

Yo siempre te recomendaré la visita al dermatólogo. Acudir a un profesional es lo que siempre debemos hacer en cualquier caso.

Ahora bien, si quieres resultados inmediatos (no tan profesionales) y a bajo coste, para hacer un peeling corporal casero, lo  más recomendable es utilizar un  guante de crin que frotaremos por todo el cuerpo, haciendo un especial hincapié en partes de este como los muslos, los codos, las rodillas y las nalgas. Existen en el mercado diversos tipos de productos  como geles de baño, mascarillas y otros que se recomiendan una vez al mes para evitar descamación o daños por su uso continuado. 

Por último, me gustaría destacar, que si lo que estas  buscando es una hidratación junto con la exfoliación, podemos mezclar miel con zumo de limón y almendra molida, por lo que lo ideal es aplicarla sobre la zona tratada haciendo movimientos circulares para dejarla sobre ésta, unos 15 minutos para que la miel produzca su efecto hidratante. Luego la retiramos con abundante agua fresca y podremos notar un resultado inmediato. (Ei! no dejes de visitar mi página dónde hablo con más detalle al respecto!)

Publicado el